domingo, 15 de septiembre de 2013

Las musas han pasao de mi

Ali, por fin me decido a escribir.
No sé si servirá o no, pero te lo debía.
He tenido y poseído a la mejor esclava que cualquier Amo que sienta el BDSM pueda soñar. Tu entrega, tu cariño, siempre pendiente de mi, de tu Amo.
Los dos sabemos que por diversas circunstancias, me he ido alejando; no te mereces esto.
Te mereces el mejor de los Amos.
Siempre me he sentido muy orgulloso de ti y de ese collar que luces con toda dignidad y orgullo.
No pienses que esto o es una despedida, simplemente que te he dejado demasiado abandonada y sé que estás dolida, muy dolida por eso.
Como muchas veces te he dicho, pocos Amos han sido y son tan dichosos como yo por tener a la mejor.
Como dice la canción, las musas han pasao de mi....... estarán de vacaciones. Solo espero que regresen pronto y a tiempo.
Un besazo mi estrella

No Hago Otra Cosa Que Pensar En Ti....





miércoles, 11 de septiembre de 2013

Diploma 1º Premio Relatos Cortos B D S M De El Palacio Del B D S M




Su Pequeña Estrella


Relato ganador del 1º Premio en el I Concurso de relato corto BDSM del Palacio Del BDSM *


Titulo: Su pequeña estrella Autor: aliciia de Master Dom = (aliciia{MD})

Tras muchos meses de desesperación por una ausencia en la cual involuntariamente me había visto alejada de mi Amo, los miedos, la incertidumbre y la impotencia habían hecho mella en mí. Aunque el contacto telefónico y por Internet nunca se perdió entre nosotros este era frió y distante por parte de mí Amo. Me sentía perdida, desamparada, sola y abandonada, eso me hacia estar rabiosa.
En ese tiempo habían pasado muchas cosas, algunas me dolieron sobremanera, tanto que sentía que ya no era la misma, me veía a mi misma apagada, desilusionada, ausente, sin motivación alguna.
Después de mucho hablarlo llego el momento del reencuentro.
Para mi suponía una prueba de fuego, como reaccionaria yo después de todo lo ocurrido ante su presencia? Sería capaz de sentir algo ante mi Señor? El dolor que yo sentía que El me había causado por alejarme de su lado… me haría tener algún tipo de rechazo hacia mi Amo? Dios que nerviosa y asustada estaba, era mucho peor que una primera vez. Mi mente me decía que no fuera a la cita, pero mi alma ansiaba ir y despejar todas las dudas, la pena y la rabia que había acumulado durante esos meses atrás ahora me hacían sentir más fuerte y decidida, no podía dar marcha atrás, las piezas ya estaban puestas sobre el tablero de ajedrez, ahora me toca a mi mover ficha, me he estado preparando para este momento y estoy dispuesta a dar jaque mate al Rey si es preciso.

- Sevilla, Sábado 20:00 h. De la tarde/noche.

Estoy parada en la escalinata del hotel donde me ha ordenado ir mi Amo, miro hacia arriba y veo el imponente edificio, una planta tras otra de habitaciones y dentro de ellas… eventuales inquilinos cada cual con su historia, su mundo, sus vivencias, sus miedos y sus secretos.
Agito mi cabeza para obligarme a salir del estado absorto de pensamientos en el que me hallo y me centro en lo que he venido a hacer.
En unos minutos yo también seré una más de esos inquilinos y en la habitación Nº 215 de la 2ª planta… librare la batalla de mis propios miedos e inquietudes. Si de allí sale una feliz e incondicional esclava de su Amo o una frustrada y hundida ex esclava de un Amo… es algo que ahora ignoro, de momento solo se que entra Alicia, ya veremos quién sale….
Me dirijo hacia la recepción saludo y le explico al recepcionista que el Sr López me ha citado en la habitación 215, el hombre con una amable sonrisa me dice… “ya estoy informado de ello Srta, tome la tarjeta electrónica, el Sr esta en el bar del hotel y me dijo que cuando Ud llegara le indicara que lo esperase en la habitación, ahora mismo le avisare de su llegada”. Creo que un poco ruborizada por los nervios y algo de vergüenza pues siempre he sido un poco tímida para ciertas circunstancias… le doy las gracias y entro en el ascensor en el que desde su mostrador de recepción el hombre me indica.
Bueno, ya estoy aquí!! respiro hondo y abro la puerta, cierro tras de mí y me planto en una especie de saloncito pequeño decorado con un par de sofás tapizados en piel color crema de dos plazas cada uno y con una mantita de viaje doblada sobre uno de sus reposabrazos, en el centro una mesita baja con un centro floral de rosas frescas, al fondo un mueble con la pantalla plana encastrada en el. Miro a mi alrededor y veo a la derecha una puerta doble que lleva al dormitorio, el cual es presidido por una enorme cama con colcha y almohadones color crema y una mesita auxiliar a cada lado de ella todo en madera wengue, yo diría que muy sobrio “como El” pienso… y una pequeña sonrisita amaga por salir entre mis labios. Al lado de un perchero tipo “galán de noche” (creo que se llama así) está la puerta que da acceso al cuarto de baño, me asomo y lo primero que se me viene a la vista es un espectacular jacuzzi, uffff me entran unas ganas irresistibles de meterme en él, no sé si con la intención de relajarme o con la de ahogarme dentro (ya lo pensare luego, según se de la noche…).
Vuelvo al salón y empieza el dilema… que hago? lo espero de pie, sentada, desnuda, vestida??? En el salón o en el dormitorio??? Ainsssss no se qué hacer!! Lo pienso mejor y me digo… “no no, ni desnuda, ni en el dormitorio, ali para lo que has venido hacer es preciso que te mantengas tal cual”. Aun así me asalta otro pensamiento… porque no me habrá dado instrucciones precisas de lo que quería que hiciera o como debía esperarlo? siempre lo hace, porque esta vez no lo ha hecho? Miro por todas partes a ver si encuentro alguna nota u algo que me indique que pasos seguir, pero no veo nada, saco mi móvil y aunque no he oído ningún sonido de llegada de mensajes o whatsapp miro por si acaso me ha mandado algo, nada, tampoco hay nada. Los nervios me están traicionando, no quiero bloquearme, no puedo permitírmelo, intento serenarme medianamente y pensar. Estará aquí de un momento a otro… piensa ali, piensa!!!
Se acabo, me dejare guiar por mi instinto, por mi sentimiento y por lo que realmente deseo hacer, lo que mi alma me pide que haga. Sin más preámbulos traigo a mi mente la imagen de mi Amo, dejo mis nervios a un lado y me paro a pensar en El, solo en El, casi sin darme cuenta se hace un silencio sepulcral en mi interior y empiezo lentamente a quitarme la ropa, me descalzo, suelto mi pelo que lo llevo recogido en una cola alta y dejo caer mis rizos libres por los hombros, como a mi Amo le gusta (curioso), doblo mi ropa y lo pongo todo ordenadamente sobre un sillón, muy despacio casi con sigilo camino hasta el centro del salón y mirando hacia la puerta de entrada como hipnotizada doblo mis rodillas, las clavo en el suelo y adopto la posición de espera (piernas un poco separadas, el culo reposando levemente sobre mis talones, los brazos extendidos sobre mis muslos y con las palmas de las manos hacia arriba, la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo y la mirada al suelo).
Espero, espero y espero….. como he llegado a estar en esta posición? No era esa mi intención cuando llegue al hotel, lo que yo tenía en mente era venir a hablar y aclarar las cosas para bien o para mal, incluso pedir mi libertad, pero esto no entraba en el plan. Ah… un momento! pero tengo un plan? Cuál es? no lo recuerdo, bueno da igual, la verdad es que me siento bien así, estoy aun algo inquieta pero nada que ver a como estaba cuando entre por esa puerta. No sé si será por la postura pero es curioso que así siento como paz interior. Ay!! Creo que he oído un ruido en la puerta, instintivamente vuelvo a ponerme en alerta aunque sin perder la posición, sin levantar la vista miro entre mis pestañas e intento verle, ha entrado pero se ha quedado ahí, parado, veo la punta de sus zapatos apuntando en mi dirección, siento su mirada. Tras unos eternos minutos que me han parecido horas avanza hacia mí, yo sigo inmóvil casi no soy capaz de respirar, cuando llega a mi altura me rodea, está dando vueltas a mi alrededor, despacio observándome cual cazador a su presa, una vuelta… dos… tres… cuatro vueltas, me mira, se que lo hace, intento mantener bajo control mi respiración, necesito estar serena. Justo en ese momento siento el roce del dorso de su mano bajando por mi mejilla hasta llegar a mi cuello, lo acaricia y cuando menos me lo espero lo abraza con su mano firme y hace presión sobre él, no mucha solo la suficiente para demostrar su poder sobre mí. Alaaaaaa a tomar por saco mi respiración!! mi respiración ya es un caos imposible de mantener a raya, mi corazón se ha desbocado y el poco control que intentaba tener sobre mi misma… no se por donde se ha ido, seguramente se habrá escurrido por mi entrepierna pues ya estoy empapada, una vez mas estoy en su manos.
Tira de mi hacia arriba poniéndome de pie, con cuidado de no hacerme el daño que se no quiere producirme, pero sin dejar de hacer esa ligera presión sobre mi garganta se posiciona a mi espalda y hace que el peso de mi cuerpo descanse sobre el suyo, yo me dejo ir mientras oigo su respiración en mi oído diciéndome… “ves ali?? ves lo que eres?? eres mi esclava y por mucho que te hayas querido auto convencer de que ya nada es igual, de que podrías resistirte a mí, es imposible. Ali te conozco y sé con qué intenciones has venido hoy aquí, pero tu cuerpo, tu mente y tu alma me reconocen como a tu Señor”. Dios yo cada vez estoy peor… o mejor (según se mire) ainssss no lo sé… mi corazón amenaza con salirse por el pecho. Su otra mano se desliza hacia delante y la mete entre mis piernas, tocando con sus dedos mi sexo. “Ay ali… mi ali, que voy hacer contigo?? Mírate… toda tú, reaccionas ante tu Dueño como la perra en celo que eres, no puedes evitarlo. Anda, ve y vístete”.
Me ha soltado y me a dicho que me vista?? No me lo puedo creer…
Medio aturdida aun por las intensas emociones intento ponerme infructuosamente la ropa, cuando de repente, sin poder controlarlo arrugo mi vestido sobre mi pecho y rompo a llorar como una niña pequeña. El me mira y viene hacia mí, me quita cómo puede el vestido al que me aferro con mis manos, me coge en brazos y me lleva al sofá, se tumba en él y alcanzando la mantita de viaje me la echa por encima y acurrucándome sobre El me pregunta… “porque lloras mi niña?” llorando desconsolada y entre hipidos consigo contestarle. “Amo, lloro porque después de todo el tiempo que llevamos juntos, no a sido hasta hoy que me he dado cuenta de cuán grande es la dependencia que tengo hacia Ud, de la falta que me hace, del ansia y la necesidad que tengo de su persona, de su ser, de su presencia… hoy es cuando realmente he sido consciente de que soy SUYA, que le pertenezco en cuerpo, mente y alma, que no deseo otra cosa que satisfacerle y pasar el resto de mi vida postrada a sus pies, solo así me siento viva, solo así soy feliz, por eso lloro Amo, pero lloro de felicidad, pues al fin veo claramente donde esta mi sitio y cuál es mi lugar, se disiparon mis dudas, mis temores y mis inseguridades. Amo, no sé si lo ha hecho intencionadamente o no… pero hoy me ha dado una gran lección!!”.
Mi pequeña estrella, mi ali… un Amo nunca deja nada al azar y ahora tranquila mi niña ya pasó todo, yo cuido de ti mi tesoro, pero ten presente que aunque no lo creas… los dos hemos aprendido de esto, los dos nos necesitamos, los dos dependemos el uno del otro y recuerda ali… los dos somos uno.

aliciia de Master Dom = (aliciia{MD})